La política energética en México y su impacto en el comercio internacional

En medio de la negociación entre el gobierno mexicano, Canadá y Estados Unidos, este último ha acusado a México de violar el T-MEC en temas de política energética, pidiendo la renuncia de la subsecretaria de Comercio Exterior, Luz María de la Mora.

Esta situación se agrega a la renuncia de Tatiana Clouthier y del subsecretario de Industria y Comercio, Héctor Guerrero.

Por su parte los gobiernos restantes, podrían decidir en cualquier momento si mantienen un diálogo para alcanzar un acuerdo u optar por un papel bajo las reglas del T-MEC.

“Estoy seguro que van a darse cuenta que no se afecta en nada nuestra relación con la aplicación de nuestra política soberana en materia eléctrica, en el manejo de litio, eso no está sujeto a ningún tratado, es un asunto de principios”, dijo este martes en conferencia de prensa, el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Posteriormente el pasado 14 de octubre el presidente López Obrador, aseguró que Estados Unidos desistió de ir a un panel por diferencias con México en materia energética. Según la queja inicial, el Gobierno estadounidense considera que la política energética de López Obrador viola artículos del T-MEC al dar preferencia a empresas paraestatales, como la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y Petróleos Mexicanos (Pemex).

Por el mismo camino, si el panel de arbitraje encontrara que México estuviera en violación del T-MEC podría autorizar medidas en represalia, mismos que podrían significar la imposición de aranceles contra bienes mexicanos en valor similar al daño sufrido por las medidas mexicanas en el sector energético.

Pero ¿en qué consiste la nueva política de energética?

Es un paso decidido rumbo a la modernización del sector energético, evitando privatizar empresas públicas dedicadas a la producción y al aprovechamiento de hidrocarburos y la electricidad.

Entre sus objetivos y premisas principales están:

-Bajar las tarifas eléctricas y bajar el precio del gas natural

-Aumentar la producción de petróleo de 2.5 millones de barriles diarios a 3.5 millones

-Incrementar la producción de gas natural de 5,700 millones de pies cúbicos diarios a 10,400

-Generar un crecimiento económico de 2 puntos porcentuales

-Crear alrededor de medio millón de empleos

-Fomentar la utilización de gas natural, sustituyendo las centrales eléctricas más contaminantes con tecnologías limpias

-La creación de una empresa paraestatal encargada de administrar el Litio en todo el país

Con la modificación propuesta al artículo 28 constitucional, se pretende otorgar seguridad energética y nacional, distribuyendo el 54% de la generación con la CFE y el 46% para privados.

Aunado a esto, se reserva el Litio para exploración y explotación para uso exclusivo de la Nación.

¿Qué pasaría con el comercio internacional?

El presidente mexicano ha asegurado que la aplicación de la política soberana en materia de energía, petrolera y litio no afecta en nada las relaciones construidas con Estados Unidos y Canadá, pero la postura es de no negociación ni tratado.

En caso de que se encuentre a México “culpable” de no cumplir con las reglas o no llegar a un acuerdo es probable que impongan aranceles al país, en el sector agrícola, afectando a los campesinos mexicanos, ya que son productos que México exporta.


16 visualizaciones0 comentarios
MicrosoftTeams-image_edited.png