top of page

Sustitución de importaciones: ¿una solución viable?

El pasado 10 de enero los presidentes de Estados Unidos, Joe Biden, y de México, Andrés Manuel López Obrador, y el primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, se reunieron en la Ciudad de México en el marco de la X Cumbre de Líderes de América del Norte (CLAN), conocida como la cumbre de los “Three Amigos”.


En esta cumbre trilateral se trataron principalmente los temas relacionados con migración, seguridad, energía, comercio, cambio climático, diversidad, inclusión y salud; sin embargo, uno de los que más resonó fue la posición ante la sustitución de importaciones en México.


“Acordamos fortalecer nuestras relaciones económicas y comerciales, para lo cual se creará un comité conjunto destinado a la planeación y a la sustitución de importaciones en América del Norte”, dijo el presidente, Andrés Manuel López Obrador, a la prensa en el Palacio Nacional.

Pero ¿cuál es el panorama de esta propuesta?


Si bien es cierto que este plan acerca a los principales socios comerciales de México, en teoría esto tendría que ampliar el índice de materias primas e industrias para poder producir diversos productos, pero no todo es tan simple.


Tan solo en agosto del año pasado, el Banco de México (Banxico)informó que el valor de las compras de productos agroalimentarios de México a otros países fue de21 mil 198 millones de dólares, uno de los niveles más altos que se ha registrado.


Otro de los puntos es que sin que los mexicanos se den cuenta, muchos productos y alimentos que se consumen regularmente provienen de lugares que no necesariamente es Estados Unidos y Canadá, por lo que si se llegara a aceptar esta propuesta los consumidores resentirían este cambio casi de inmediato.

“Una de las consecuencias de dejar de importar productos sería que se comenzaría a generar un movimiento en el índice nacional de precios al consumidor. Esto alteraría el nivel inflacionario... Y a pesar de que este modelo es constituido en países que quieren equilibrar la balanza comercial, en este caso ninguna nación se beneficia a la hora de llevarlo a cabo, pues podría generar tensiones comerciales”, menciona Arlene Ramírez Uresti, internacionalista y académica de la Universidad Iberoamericana.

¿Y el propósito?


Si bien la propuesta está en la mesa, al mismo tiempo se busca que diferentes países apuesten por México, su territorio, fuerza de trabajo y recursos para realizar sus procesos de manufactura y comerciales, haciendo del territorio nacional un escenario favorable para recibir este tipo de inversión.


El nearshoring por su parte es lo que pretende, pues al ver en México granes oportunidades, atrae mayor inversión, necesidad de mejoras en el transporte, vías de comunicación, derechos laborales y nuevas oportunidades de crecimiento en diversas industrias.


¿Qué camino crees que es el más viable?

18 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
MicrosoftTeams-image_edited.png
bottom of page