top of page

China responde a tendencia de friendshoring estadounidense

En distintas ocasiones hemos hablado sobre la guerra comercial entre China y Estados Unidos. Hay muchas aristas del conflicto; de hecho, en este blog comentamos la importancia de México como aliado productor de Estados Unidos y la manera en la que ha superado a China como su mayor proveedor. Era cuestión de tiempo que ambas naciones se posicionaran ante esta nueva tendencia comercial.

Primero, nos gustaría aclarar de qué se trata el friendshoring y cómo podría afectar a un país exportador. A diferencia del nearshoring, que se define mayormente por la proximidad geográfica entre los países involucrados, el friendshoring se basa en las alianzas y la compatibilidad política y económica. Esta práctica redefine la cadena de suministro mundial, ya que suspende la relación comercial de ciertos países y la relocaliza. De esta manera, los países exportadores sufren una disociación mientras que otros se benefician de nuevas uniones.


En esta ocasión, hablaremos específicamente de cómo ha respondido China ante la coyuntura actual. Desde el 2018, ambos países han mostrado diferencias importantes con respecto a varios temas; la más reciente es la que aborda la reforma de la Organización Mundial del Comercio. China no quiere renunciar al trato especial: otros países como Brasil y Corea del Sur ya se comprometieron a hacerlo. Sin embargo, Estados Unidos ha mostrado una creciente preocupación por los derechos especiales. Por otro lado, nuestro vecino del norte se ha negado a renovar a los jueces del Órgano de Apelación y ha fallado en cumplir con las resoluciones en su contra. En esta incompatibilidad económica y política surge el friendshoring.


China externó su frustración: el país esperaba que Estados Unidos salvaguardara la seguridad del comercio y de las inversiones mundiales y, asimismo, la estabilidad de la cadena de suministro. En cuanto a lo que esto significa para México, podemos decir que la coyuntura lo ha beneficiado enormemente. La relación entre nuestro país y Estados Unidos se ha estrechado enormemente. La creación de ComerciaMX, una red digital internacional para promover la inclusión de las micro, pequeñas y medianas empresas mexicanas en el comercio exterior, permite que México pueda expandirse a nuevos mercados mediante la interacción con nuevos clientes potenciales, socios e inversionistas de todo el mundo. La tensión geopolítica actual impulsa a que más países busquen nuevas opciones para importar los bienes necesarios, dejando a China de lado. Esto no significa que Estados Unidos, en el corto plazo, pueda separarse completamente de su relación comercial asiática. Sin embargo, la estrategia es cada vez depender menos.


El conflicto es en extremo complejo: ambos países tienen sus propias opiniones y están actuando para proteger su economía, estabilidad y los acuerdos que mantienen con otras naciones. La posición de México debe ser la de aprovechar esta oportunidad para beneficiarse y reforzar los acuerdos comerciales con Estados Unidos. Estaremos atentos a las diferentes noticias que puedan afectar las cadenas de suministro internacionales y su efecto tanto en nuestro país como en otros.

44 visualizaciones0 comentarios
MicrosoftTeams-image_edited.png
bottom of page